LA NOCHE MÁS OSCURA

En el deporte y en casi todo, hay quienes nacen para triunfar. Eligen un camino y las cosas se resuelven como si estuvieran escritas. En realidad, son el talento y la voluntad los que actúan como facilitadores. El protagonista de esta historia reunía cada una de esas condiciones. Había nacido con un don para el básquet, y todos en su entorno sabían que su destino era la NBA. Apasionado por el juego, él acompañaba sus atributos con una disposición ejemplar. Pero hay veces en las que la vida cambia el rumbo de sus planes de manera repentina. Y, casi sin que nadie se dé cuenta, es capaz de apagar de un golpe hasta a la estrella más brillante.

Esta es la historia de Len Bias, una de las más trágicas de este deporte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: