15/04/18

Segunda jornada de los Playoffs. Cuatro partidos, mucha adrenalina y, como siempre, varias historias para contar.

RESILIENCIA


5ad3bc53aa3d0.image.jpg

Esa es la palabra que mejor define a Boston. El equipo dirigido por Brad Stevens tuvo que sobreponerse a muchas pérdidas durante la temporada regular, y los Playoffs no van a ser la excepción. Pero la conexión existente entre el entrenador y los jugadores es tal que parecen ser capaces de suplir cualquier ausencia. Ayer, cada uno hizo su aporte para elaborar una trabajosa victoria ante Milwaukee por 113-107 en el suplementario. Tres jugadores de los Celtics alcanzaron los 20 puntos: Al Horford (24), Terry Rozier (23), Marcus Morris (21) y Jaylen Brown (20). Esa fortaleza que caracteriza a este plantel hace que todos se sientan imprescindibles. Y, ciertamente, así lo es. Las lesiones han transformado a Boston en un conjunto sin estrellas rutilantes, que depende de todos sus integrantes. El genio de Stevens es el pegamento perfecto. Todos conocen su rol a la perfección y eso, en estas instancias, es invaluable.

Esta camada de novatos puso fuertemente en cuestión la utilización de ese término. No por las trifulcas mediáticas entre Donovan Mitchell y Ben Simmons, sino porque a ninguno de ellos parece temblarle el pulso a la hora de los grandes desafíos. Jayson Tatum lo demostró anoche, una vez más: 19 puntos, 10 rebotes, cuatro asistencias e intervenciones claves en los momentos más delicados del partido. Ni siquiera se puede hablar de futuro. Estos chicos ya son una realidad concreta y amenazante.


EL PRIMER CACHETAZO


Da2ynytX4AIix-q.jpg

Indiana no sólo le ganó a Cleveland por 98-80 en el primer partido de la serie. También le dio una clase de cómo jugar al básquet. En el equipo visitante todos hicieron su trabajo a la perfección, mientras que los Cavaliers se ahogaron en un mar de dudas. Ni siquiera LeBron James, quien alcanzó un nuevo triple-doble en Playoffs (20), pudo cargar con sus compañeros para ponerlos en partido. Y la estrella de la cancha no fue él, sino el cada vez mejor jugador Victor Oladipo. Desde que llegó a la franquicia, el ex Oklahoma y Orlando ha hecho olvidar a Paul George por completo. Su crecimiento es progresivo, al punto de que todo lo que hace mejora a su equipo. Anoche, completó la planilla con 32 puntos, seis rebotes, cuatro asistencias y cuatro robos. Indiana es claro. Sabe lo que tiene que hacer. Cleveland deberá encontrar el rumbo o volverá a casa antes de lo esperado. Aunque siempre es necesario aclararlo: tienen al mejor. Y, con él, todo es más fácil.


TRES SON SOLUCIÓN


image_content_9842146_20180415232304.jpg

El principal argumento que tiene Oklahoma para dar pelea en los Playoffs es su Big Three. Anoche, en la victoria por 116-108 frente a Utah, dieron una muestra de lo que son capaces de hacer: entre los tres, anotaron 80 puntos, repartieron diez asistencias y bajaron 27 rebotes. Paul George, responsable de 36 de esos 80 tantos, fue la gran estrella de la noche. Demasiado talento junto como para dudar de este equipo.

Pese a la derrota de los Jazz, la actuación de Donovan Mitchell fue la confirmación de que el novato está hecho para triunfar en la NBA. La estrategia del Thunder consistió en evitar que él se luciera en ofensiva. Aun así, se las ingenió para anotó 27 puntos y sumó diez rebotes. Vale oro.


OTRA NOCHE EN LA OFICINA


Da38V-_XkAA6Klq.jpg

Que James Harden aniquile a sus rivales se ha vuelto una costumbre. Y parece el máximo candidato al MVP la ha llevado hasta los Playoffs. Anoche, en el triunfo de Houston por 104-101 ante Minnesota, resultó prácticamente imparable. Harden anotó 44 puntos y repartió ocho asistencias, por lo que estuvo involucrado directamente en más de la mitad de los puntos de su equipo.

Los Timberwolves demostraron rebeldía y mantuvieron el suspenso en el partido hasta el final. La presencia de Jimmy Butler, un verdadero líder, los hace competitivos en cualquier circunstancia. Depende de ellos que esta serie no sea un simple trámite para los Rockets.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: