16/04/18

La jornada de ayer nos regaló dos partidos de Playoffs. Dos nuevas historias para contar.


EL TALENTO NO ENVEJECE


Heat 76ers Basketball (1).JPG

Toda historia debe tener algún que otro conflicto. De otra manera, no se explica que Dwyane Wade haya dejado Miami para vagar por otras franquicias. El Heat es su casa. No ha existido otro jugador que defienda mejor esos colores. No importa el rival, el escenario ni la fecha, él siempre va a dar un poco más que el resto. Lo demostró ayer, en el triunfo de su equipo ante Philadelphia por 113-103. Wade anotó 28 puntos, bajó siete rebotes y repartió tres asistencias, pero su impacto no se puede explicar sólo con estadísticas. Como el gran veterano que es, manejó los tiempos del partido en todo momento. Sacó a Miami del apuro que suponía la remontada del local y sentenció el partido con la soltura de quien sabe ganar. Ahora, los 76ers deberán ir a Florida a recuperar la ventaja en la serie, que parece tener destino de séptimo juego.


DÍAS GRISES


b84dfef5046086e20ba0c2cdef6a24b7.jpg

La serie entre Golden State y San Antonio parece tener un final inevitable. Es tal la diferencia que existe entre el vigente campeón y los Spurs, que cualquier intento de rebeldía es apagado por la actuación de alguna estrella. Anoche, los Warriors se impusieron por 116-101 y estiraron su ventaja a dos partidos. Tal vez, que la eliminatoria se mude al AT&T Center por los próximos dos partidos ayude a los dirigidos por Gregg Popovich a equilibrar las cosas. Pero, por el momento, lo hechos no dan indicios de que el presente de la franquicia alcance para mantenerse con vida en los Playoffs. Mientras tanto, Kawhi Leonard sigue inmerso en una novela mediática que sólo puede acabar mal. No son buenos días para San Antonio.


 

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: