“ÉL ES UN HALL OF FAMER”

La actuación de Manu Ginobili en la victoria de San Antonio por 116-105 ante Portland ha sido otro de sus tantos golpes a la cara del tiempo. El argentino anotó 17 puntos sin fallos en sus tiros de campo (7/7) y, además, bajó tres rebotes y dio una asistencia. Pero desde hace tiempo que Ginobili está al margen de cualquier estadística. Su impacto en el partido se puede resumir en un momento transcurrido durante el último cuarto: con los Blazers acercándose en el marcador, él encestó un triple. Luego, capturó un rebote en su aro, condujo la transición ofensiva y volvió a marcar desde la linea de tres puntos. Finalmente, robó el balón en la siguiente posesión rival y culminó la jugada con una bandeja. Todo en un minuto.

Es tal la admiración que Manu genera en sus compañeros que todos ellos coinciden en que su carrera tiene un único destino: eternizada en el Salón de la Fama, junto a los más grandes en la historia de este deporte.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: