NACER ADULTO

Que la NBA no deje de sorprendernos hace que estemos acostumbrados a esperar cualquier cosa. Sin embargo, hay historias que, por mucho que lo intentemos, nos dejan sin respuestas. Están ahí para ser contadas. Y van más allá de cualquier cosa que pase dentro de una cancha de básquet. Kris Dunn, el base de Chicago Bulls, es el protagonista de una de las crónicas más impactantes de los últimos tiempos.

EL GUSANO QUE NO QUISO SER MARIPOSA

La NBA es un producto de consumo masivo. Aparece tanto en las pantallas de Estados Unidos como en los smartphones de China y Sudamérica. Gran parte de esas apariciones se deben a los famosos highlights, esas jugadas que sobresalen entre otras durante un partido. Por lo general, las acciones ofensivas son aquellas que predominan. No resulta descabellado, entonces, que los grandes jugadores de ataque sean los favoritos de la gente.

Sin embargo, hubo un jugador que, durante las décadas del 80 y del 90, encontró una forma de colarse entre los mejores. Lo hizo yendo contra la corriente, enfocándose en el «trabajo sucio», ese que pocos quieren hacer. Así fue que completó una carrera brillante, en la que sobresalen cinco campeonatos, dos premios de Mejor Defensor del Año y siete títulos de máximo reboteador. Dennis Rodman, el gusano que jamás quiso ser mariposa.

 

BÁSQUET DE ASFALTO

En tiempos en los que ganarse el respeto de los demás significaba deslumbrar en playgrounds de los suburbios, Jamal Crawford creó su reputación de mago con una pelota en las manos. Según dice él y corroboran quienes pudieron verlo, los movimientos que tanto lo hicieron -y hacen- destacar en la NBA no son ni la mitad de los que hacía cuando el escenario era el asfalto.

 

EL GEN ASESINO

Tal vez, en la historia de la NBA no haya habido dos jugadores tan similares entre ellos. Y es que, desde que aquel joven nacido en Philadelphia se salteó el básquet universitario para llegar a la mejor liga del mundo, las comparaciones han sido moneda corriente. Las épocas, los títulos y la presión mediática han . Aunque, pese a la influencia de cualquier factor externo, la relación entre Kobe Bryant y Michael Jordan siempre ha sido fraternal. El deporte -y los amantes del juego-  se los agradecerá eternamente.

 

TEX WINTER, EL PADRE DEL TRIÁNGULO OFENSIVO

Crear es, por motivos obvios, mucho más complicado que destruir. Pero crear algo capaz de destruir murallas dispuestas a frenarte de cualquier manera es sólo para los iluminados. Y Tex Winter, la mente maestra que ideó la tan conocida como exitosa fórmula ofensiva denominada El Triángulo, es el ejemplo perfecto. Esta es su historia.

SAM BOWIE, EL DRAFT DE 1984 Y UNA CRUZ LLAMADA JORDAN

En la NBA, una liga regida por las comparaciones, a Sam Bowie le tocó lidiar con la peor de todas. Es que el pívot, elegido por Portland en la segunda posición del Draft 1984, tuvo que soportar durante toda su carrera los éxitos del muchacho seleccionado tras él: nada menos que Michael Jordan. Ese peso, sumado a un sinfín de lesiones, limitaron al mínimo el impacto de Bowie en la élite. Su historia quedará marcada por lo que podría haber sucedido más que por lo que efectivamente ocurrió.

THE LAST SHOT

Hay momentos que pasan intrascendentes en la existencia. Otros, imprescindibles en el deporte, pueden englobar por completo una historia inmensa. El último tiro de Michael Jordan con la camiseta de Chicago Bulls, ese que valió su sexto título y el de la franquicia durante las Finales de 1998, sirve para definir con exactitud lo que significó su dominio en la NBA.

La foto, casi artística, es una postal de ello: los jugadores de Utah rendidos ante su grandeza, la afición local aterrada por lo que se sabe inevitable y él, como siempre, dueño del tiempo y de la última palabra. The Last Shot, en la voz del mismísimo Michael Jordan.

EL MATEMÁTICO

Rajon Rondo puede ser criticado por sus actitudes, pero hay algo que nadie puede negar: dentro de la cancha, es uno de los jugadores más inteligentes de la NBA. Y esa característica lo acompaña desde aquellos años en los que era apenas un niño con el sueño de ser una estrella. Esta es su historia.

LOS DIEZ MOMENTOS DE SU MAJESTAD

Esta vez, el protagonista no es otro que el más legendario jugador de todos los tiempos. Te vamos a contar el camino de Michael Jordan al mejor estilo CROSSOVER. Para eso, ordenamos cronológicamente los diez mejores momentos en la carrera de quien es, para muchos, el jugador más importante en la historia de la NBA y del básquet.

EL OMNIPRESENTE

Desde 1963 hasta la actualidad, Rod Thorn pasó por todos los roles de importancia que conforman a la NBA: fue jugador, asistente, entrenador, GM, Vicepresidente de la liga y Presidente de Operaciones. Ya sea en New Jersey, donde conformó un equipo que estuvo a punto de conseguir el título, o en Chicago, franquicia a la que bendijo con la elección de Michael Jordan en el Draft, Thorn ha sabido engrandecer la figura de la NBA. Y esta es su historia.

¿Te gusta lo que hacemos en CROSSOVER? ¡Sumate! Elegí uno de los cuatro niveles de suscripción y disfrutá de contenido exclusivo todos los meses. Encontrá toda la información acá.

EL OJO

Con Michael Jordan como figura principal, la Era dorada de Chicago Bulls fue gestada por un grupo de personalidades indispensables. Una de ellas, por elección propia, oficiaba desde el rincón menos visible, sin que sus brillantes decisiones lo bañaran de luz y fama.

Así fue como Jerry Krause, GM de esos Bulls históricos, diseñó aquella dinastía que quedará en la memoria de los aficionados como una de las más dominantes que existió en la NBA.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

POR UNA MONEDA

Magic Johnson llegó a la NBA en el Draft de 1979 y su impacto en Los Angeles fue inmediato: su primera temporada lo consagró como el único jugador en la historia en conseguir el MVP Finals siendo un novato. Luego, completó una de las mejores carreras que la liga haya visto. Sin embargo, hubo un 50% de probabilidades de que todo eso no ocurriera, Y es que, créanlo o no, el destino de Magic se decidió tirando una moneda al aire.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

EL GIGANTE GENTIL

La NBA le debe mucho de su atractivo a la vieja ABA, aquella liga que entendía el básquet como un espectáculo que trasciende al juego. Lo mismo sucede con los jugadores: las nuevas estrellas han caminado el sendero que construyeron las leyendas del pasado. Artis Gilmore es una de ellas. Y es necesario conocer su historia.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

LA HISTORIA DETRÁS DE LA LEYENDA

Michael Jordan es, quizás, el deportista más reconocido de todos los tiempos. Su impacto, tanto en el juego como en los negocios, ha sido tan grande que muy pocos dudan al escuchar su nombre. Pero, mucho antes de los campeonatos y la fama, Jordan era Mike, un niño que soñaba con ser lo que luego fue.

¿Querés más vídeos como este? ¡Suscribite a nuestro canal de YouTube!

«PARECE QUE DEBO SALVAR A MICHAEL DE NUEVO»

En 1995, Michael Jordan le pegó un puñetazo en la cara a Steve Kerr durante un entrenamiento en el que ambos se estaban marcando muy duro. Dos años después, el mismo Jordan cambió aquel golpe por un pase para que Kerr defina un campeonato, el quinto para Chicago Bulls. Esta es la historia de ese tiro ganador en el sexto juego de las NBA Finals 1997.

DONDE NACEN LAS LEYENDAS

Las definiciones son aquellas instancias en las que prevalecen esos jugadores que nacen para triunfar: tiros decisivos, remontadas históricas y físicos exigidos al máximo. Desde Magic Johnson y Michael Jordan hasta Ray Allen y Paul Pierce, en CROSSOVER les traemos las más grandes jugadas en la historia de las NBA Finals. Que lo disfruten.

EL SUEÑO FRUSTRADO DE LA GRAN MANZANA

Todos los éxitos de Michael Jordan en la NBA han sido logrados con la camiseta de Chicago Bulls. Y, aunque la historia demuestre que el 23 eligió terminar su carrera vestido con los colores de Washington Wizards, esas temporadas en la capital no se asemejan al dominio ejercido en la Ciudad del Viento. Ahora, ¿qué hubiera sucedido si Jordan, en sus mejores años, hubiera decidido cambiar de uniforme? Y no a cualquiera. Al de la franquicia más mediática de todas: los New York Knicks. Increíblemente, esto podría haber ocurrido en 1996. Conocé la historia detrás del llamado que podría haber cambiado para siempre a la NBA.

LA LEYENDA DE LOS DOS LOBOS

Durante la época de Michael Jordan y los Chicago Bulls, de John Stockton, Karl Malone y Utah Jazz, de Hakeem Olajuwon y Houston, una estrella y un joven con futuro de leyenda se encontraron en el mismo equipo. Tardaron poco en darse cuenta de que los dos deseaban ganar con la misma fuerza. El tiempo los vio dominar el mundo del básquet, alzar juntos tres títulos de forma consecutiva y apocar al resto de los equipos. También los vio confrontar, discutir y alimentar sus egos, ya sea como compañeros o rivales. Los vio ganar solos. Los vio envidiarse. Los reencontró y los llevó de nuevo a esos tiempos, en los que decir Shaquille O’Neal y Kobe Bryant sonaba a excelencia. Esta es la historia de una de las parejas más exitosas y enigmáticas del deporte. La leyenda de los dos lobos.

ENTRE LAS ESPINAS

“Te diré algo que ya sabes. En el mundo no todo es color de rosa, es un lugar mezquino y feo y por más fuerte que seas, la vida te pondrá de rodillas y no te dejará  levantar si es que la dejas. Ni tú, ni yo, ni nadie golpea tan fuerte como la vida. Pero lo importante no son los golpes que das, si no lo que eres capaz de soportar sin bajar los brazos. Cuánto eres capaz de resistir sin tirar la toalla. Así es como se gana. Si sabes cuanto vales, exige lo que te mereces. Aguanta los golpes y no comiences a señalar ni a él, ni a ella ni a nadie porque no estas donde quieres estar. Los cobardes hacen eso y tú no eres un cobarde, tu eres mejor que eso.” Sylvester Stallone, personificado en un avejentado Rocky Balboa, dispara esas palabras contra su hijo en la sexta película de la saga del boxeador de Philadelphia.

No hay indicios de que Derrick Rose sea un fanático de Stallone, o incluso de que haya visto el film. Sin embargo, el base nacido en Englewood es la representación perfecta de esa cita. Su carrera, destinada a convertirse en una de las más grandiosas de la NBA, chocó de frente contra un muro de lesiones. Rose pasó de ser la figura de la liga a transformarse en un estorbo para cualquier franquicia. Y, aunque en muchas ocasiones la prensa habló de un posible retiro, ningún obstáculo ha podido frenar al MVP más joven de la historia.

Tal vez jamás vuelva a ser el de antes, pero su camino reivindica la idea de que no importa cuántas veces te caigas, sino cuántas sos capaz de levantarte y volver a intentarlo.

«YO PODRÍA PATEARTE EL TRASERO»

Corría el año 1999. Un año atrás, Michael Jordan había completado una de las proezas más impactantes en la historia de este juego: conseguir un segundo three-peat y alcanzar los seis títulos en la NBA. Pero el tiempo pasó y Jordan llevaba ya un año retirado. Phil Jackson, su entrenador durante todos los campeonatos obtenidos con Chicago, le pidió que acudiera a uno de los partidos de su nuevo equipo, Los Angeles Lakers. ¿El motivo? Aconsejar a la nueva estrella de la liga, un joven llamado Kobe Bryant. Unos pocos segundos bastaron para que Jackson descubriera que ese encuentro no iba a ocurrir como él esperaba…

ASÍ NACIÓ EL 23

La leyenda de Michael Jordan ha transformado al número 23 en el más representativo en la historia de la NBA. Innumerable cantidad de jugadores, incluidas estrellas del calibre de LeBron James, lo han adoptado como un homenaje al que muchos consideran el mejor jugador de todos los tiempos. Pero, ¿cómo eligió Jordan este dorsal? En principio, ¿cuál era su número preferido? La anécdota detrás del icono, contada por su creador.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

THE JORDAN RULES

«Estaban el Código Da Vinci, la fórmula de la Coca-Cola y las Jordan Rules», cuenta riéndose Joe Dumars, uno de los mejores defensores de aquellos Detroit Pistons eternizados como los Bad Boys. Es que, para alzar el título que luego consiguieron en dos ocasiones (1989 y 1990), era necesario superar el escollo que suponía enfrentar al jugador más desequilibrante de la NBA. Esta es la historia de la famosa estrategia que utilizaron los dirigidos por Chuck Daly para frenar a Michael Jordan.

¡Hacé click acá y mirá los diez mejores momentos en la carrera de Michael Jordan!


SIN PASIÓN NO HAY NADA

¿Qué es lo que se necesita para ser el mejor de todos? Si le preguntan a Michael Jordan, la respuesta siempre será la misma: jugar como un niño. Cada vez que él pisaba una cancha, la infancia tomaba el control. Esa pasión por el juego fue el combustible de su carrera, una de las más prolíficas en la historia del deporte. Por eso, jamás se arrepiente de haberse retirado por primera vez en 1993. A pesar de ser el líder del mejor equipo de la NBA y el campeón de las últimas tres temporadas, Jordan sentía que todo lo que rodeaba al juego lo había alejado de su esencia. Y, para él, ni las marcas ni el dinero eran más importantes que el deseo de crear con una pelota.

 

EL SEÑOR DE LOS PLAYOFFS

La postemporada era el edén de Michael Jordan. Ese desafío de ganar o irse a casa lo acostumbró a ser incluso mejor de lo que era en la temporada regular. Hasta el día de hoy mantiene récords brillantes: es el jugador con mejor promedio de puntos por partido (33,4), el que más puntos anotó en un juego (63, ante Boston en 1986) y el único que marcó, al menos, quince puntos en cada uno de los encuentros que disputó. Jordan ostenta la marca de más partidos con 50 puntos (ocho), con 40 (38) y con 30 (109). Todos sus números son increíbles, pero uno lo eleva hacia el cielo del juego. En su carrera, disputó seis NBA Finals. Ganó las seis. Y seis veces fue el MVP. Surrealista.

De una volcada a un tiro acrobático. Contra toda la defensa o en una transición ofensiva. En el inicio de los partidos o sobre la bocina. Simplemente, de todas las maneras posibles. Estas son las mejores jugadas de Michael Jordan en los Playoffs. Disfruten.