UN SUEÑO COMPARTIDO

Quienes los conocen aseguran que, dentro de una cancha, cuentan con una ventaja que los separa de los demás. Un sexto sentido, ese que normalmente se les atribuye a los gemelos. Exista o no, hay algo que está claro: las historias de Markieff y Marcus, los hermanos Morris, no se pueden contar por separado.

 

CREAR ESTRELLAS

«Es reconocido por desarrollar estrellas de la NBA. Sin él, no podría estar donde estoy ahora», dice Joel Embiid cuando se le pregunta por Bill Self. Y su frase no puede ser más acertada: durante los últimos dieciséis años, el entrenador de la Universidad de Kansas ha potenciado una gran cantidad de jugadores que, luego, llegaron a la mejor liga del mundo: el propio Embiid, Mario Chalmers, Marcus y Markieff Morris, Ben McLemore, Andrew Wiggins, Josh Jackson y De’Aaron Fox, entre otros.

Sin embargo, producir para la NBA no es lo único que destaca a Self. Sus números en Kansas lo ubican como uno de los mejores entrenadores en la historia del básquet universitario: lleva catorce títulos de la Conferencia Big 12 consecutivos, lideró a los Jayhawks hacia tres Final Four de la NCAA y en 2008 obtuvo el campeonato nacional.