LA ANTI-ESTRELLA

El concepto de superestrella deportiva está estrechamente relacionado con lo mediático y con el show. Sin embargo, existen casos en los que un personaje rompe con ese molde. Por eso, y a pesar de que su forma de ser contrasta con esas cualidades, no podemos negar que Kawhi Leonard es una superestrella de la NBA. Kawhi no suele hablar mucho, pero su juego sí que lo hace. Y eso ha ocurrido durante toda su carrera. Pero, ¿por qué Leonard es tan introvertido? ¿De dónde sacó su brutal ética de trabajo? ¿Cuál es la historia detrás del que es, para muchos, el jugador más completo de la liga? En CROSSOVER te lo contamos.

LA DECISIÓN 2.0

La temporada de LeBron James ha terminado. En ella, ha demostrado que todavía es capaz de dominar la NBA. Sin embargo, las pruebas evidencian que ese dominio individual no es suficiente como para alcanzar otro título. Golden State es demasiado, incluso para el mejor jugador del mundo.

Casi ocho años después de aquella decisión de irse de Cleveland para alcanzar la gloria en Miami, LeBron deberá definir qué hará con su futuro. Y, a esta altura, los posibles destinos se cuentan con los dedos de una mano.

EL ENIGMA KAWHI

La lesión de Kawhi Leonard -y todo lo que la rodea- se ha transformado en una de las principales historias de esta temporada. Las disidencias entre el jugador y San Antonio en el diagnóstico de la lesión, ciertas declaraciones sugestivas de miembros de la franquicia y la ausencia de Leonard en momentos críticos como los Playoffs han generado un clima de incertidumbre para lo que se avecina. Fiel a su forma de ser, el MVP de las Finales de 2014 se ha mantenido en silencio. Y, mientras su futuro se hunde cada vez más profundo en el misterio, la NBA espera por la resolución del enigma.

16/04/18

La jornada de ayer nos regaló dos partidos de Playoffs. Dos nuevas historias para contar.


EL TALENTO NO ENVEJECE


Heat 76ers Basketball (1).JPG

Toda historia debe tener algún que otro conflicto. De otra manera, no se explica que Dwyane Wade haya dejado Miami para vagar por otras franquicias. El Heat es su casa. No ha existido otro jugador que defienda mejor esos colores. No importa el rival, el escenario ni la fecha, él siempre va a dar un poco más que el resto. Lo demostró ayer, en el triunfo de su equipo ante Philadelphia por 113-103. Wade anotó 28 puntos, bajó siete rebotes y repartió tres asistencias, pero su impacto no se puede explicar sólo con estadísticas. Como el gran veterano que es, manejó los tiempos del partido en todo momento. Sacó a Miami del apuro que suponía la remontada del local y sentenció el partido con la soltura de quien sabe ganar. Ahora, los 76ers deberán ir a Florida a recuperar la ventaja en la serie, que parece tener destino de séptimo juego.


DÍAS GRISES


b84dfef5046086e20ba0c2cdef6a24b7.jpg

La serie entre Golden State y San Antonio parece tener un final inevitable. Es tal la diferencia que existe entre el vigente campeón y los Spurs, que cualquier intento de rebeldía es apagado por la actuación de alguna estrella. Anoche, los Warriors se impusieron por 116-101 y estiraron su ventaja a dos partidos. Tal vez, que la eliminatoria se mude al AT&T Center por los próximos dos partidos ayude a los dirigidos por Gregg Popovich a equilibrar las cosas. Pero, por el momento, lo hechos no dan indicios de que el presente de la franquicia alcance para mantenerse con vida en los Playoffs. Mientras tanto, Kawhi Leonard sigue inmerso en una novela mediática que sólo puede acabar mal. No son buenos días para San Antonio.