OSCAR SCHMIDT, EL MANO SANTA

Que el máximo anotador en la historia del básquet no sea de la patria creadora del juego es, de inicio, una demostración de que ese hombre pertenece a la élite de este deporte. Ofensivamente imposible de parar, Oscar Schmidt forjó una carrera sumamente exitosa sin haber participado jamás de la NBA. En su época, la normativa prohibía a los jugadores de la liga estadounidense jugar para su seleccionado nacional, y Schmidt prefirió defender los colores de su país antes que hacerse camino entre las estrellas. ¿Qué hubiera pasado si el brasileño hubiese decidido jugar en la NBA? Él mismo lo aclara: «Hubiera sido uno de los diez mejores jugadores de la historia.»

EL GEN ASESINO

Tal vez, en la historia de la NBA no haya habido dos jugadores tan similares entre ellos. Y es que, desde que aquel joven nacido en Philadelphia se salteó el básquet universitario para llegar a la mejor liga del mundo, las comparaciones han sido moneda corriente. Las épocas, los títulos y la presión mediática han . Aunque, pese a la influencia de cualquier factor externo, la relación entre Kobe Bryant y Michael Jordan siempre ha sido fraternal. El deporte -y los amantes del juego-  se los agradecerá eternamente.

 

TEX WINTER, EL PADRE DEL TRIÁNGULO OFENSIVO

Crear es, por motivos obvios, mucho más complicado que destruir. Pero crear algo capaz de destruir murallas dispuestas a frenarte de cualquier manera es sólo para los iluminados. Y Tex Winter, la mente maestra que ideó la tan conocida como exitosa fórmula ofensiva denominada El Triángulo, es el ejemplo perfecto. Esta es su historia.

MADE IN HOLLYWOOD

Su carrera ha sido de película. No es una exageración. El Óscar que descansa en sus vitrinas lo prueba. Desde que aquel jovencito muy confiado de sus capacidades se salteó la universidad y llegó a la NBA, todo lo que ha ocurrido pareció seguir la pista de un guión hecho en Hollywood: fue drafteado por Charlotte, pero traspasado inmediatamente a Los Angeles Lakers. Cargó -y también creció- con la comparación con Michael Jordan desde sus primeros highlights. Alcanzó la gloria como escudero y como líder. Como «8» y como «24». Con peinado afro y pelado.

También fue subestimado. Y sufrido por esos mismos que abrieron la boca. Estropeado por el rival de la vereda de enfrente y redimido dos años después, en una revancha histórica. Este asesino del aro anotó puntos de todas las maneras, incluso visiblemente limitado por una dura lesión. Hasta se dio el gusto de que la escena final fuera igual de magnífica que todo lo anterior: 60 puntos en el último partido oficial de su vida. No es raro, entonces, que ahora se dedique a inventar historias. Y tal vez lo intente, pero jamás imaginará una como la suya. La del legendario Kobe Bryant y su amor por este juego.

LOS DIEZ MOMENTOS DE SHAQ

Muy pocos jugadores en la historia de la NBA han sido tan dominantes como Shaquille O’Neal. Contar con él, uno de los «grandotes» más imponentes de todos los tiempos, era sinónimo de éxito. Y, en el libro de su carrera, esa palabra está escrita por todos lados. Por eso, en CROSSOVER decidimos destacar sus diez mejores momentos.

EL PRIMER ALUMNO

LeBron James. Tracy McGrady. Kobe Bryant. Kevin Garnett. Moses Malone. Todos ellos, talentos incuestionables, decidieron saltarse la universidad para pasar directo de la secundaria al profesionalismo. Y cada uno de estos jugadores debería agradecerle al joven que lo hizo cuando nadie lo creía posible: Spencer Haywood. Esta es su historia.

LOS DIEZ MOMENTOS DE KOBE

En 1996, llegó a la NBA con una sola meta: ser como Michael Jordan. Se fue de ella veinte años más tarde con cinco campeonatos, un MVP, dos MVP Finals y una enorme cantidad de récords que dejan en claro una cosa: mas allá de su primer anhelo, Kobe Bryant será recordado exclusivamente por ser Kobe Bryant. Y esa simple certeza es la que define su legado. En CROSSOVER, ordenamos cronológicamente sus diez mejores momentos en la mejor liga del mundo.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Kobe Bryant supo, durante toda su carrera, que ser el mejor significa aprender constantemente. Y, en este vídeo, explica a la perfección por qué el pasado es una fuente de inspiración y aprendizaje inagotable y necesaria para construir el presente y el futuro.

¿Querés más vídeos como este? ¡Suscribite a nuestro canal de YouTube! Hace click acá.

LA LEYENDA DE LOS DOS LOBOS

Durante la época de Michael Jordan y los Chicago Bulls, de John Stockton, Karl Malone y Utah Jazz, de Hakeem Olajuwon y Houston, una estrella y un joven con futuro de leyenda se encontraron en el mismo equipo. Tardaron poco en darse cuenta de que los dos deseaban ganar con la misma fuerza. El tiempo los vio dominar el mundo del básquet, alzar juntos tres títulos de forma consecutiva y apocar al resto de los equipos. También los vio confrontar, discutir y alimentar sus egos, ya sea como compañeros o rivales. Los vio ganar solos. Los vio envidiarse. Los reencontró y los llevó de nuevo a esos tiempos, en los que decir Shaquille O’Neal y Kobe Bryant sonaba a excelencia. Esta es la historia de una de las parejas más exitosas y enigmáticas del deporte. La leyenda de los dos lobos.

«YO PODRÍA PATEARTE EL TRASERO»

Corría el año 1999. Un año atrás, Michael Jordan había completado una de las proezas más impactantes en la historia de este juego: conseguir un segundo three-peat y alcanzar los seis títulos en la NBA. Pero el tiempo pasó y Jordan llevaba ya un año retirado. Phil Jackson, su entrenador durante todos los campeonatos obtenidos con Chicago, le pidió que acudiera a uno de los partidos de su nuevo equipo, Los Angeles Lakers. ¿El motivo? Aconsejar a la nueva estrella de la liga, un joven llamado Kobe Bryant. Unos pocos segundos bastaron para que Jackson descubriera que ese encuentro no iba a ocurrir como él esperaba…

LAS SENTENCIAS DEL REY

Una de las tantas críticas disparadas hacia LeBron James en el momento de las comparaciones con leyendas como Michael Jordan o Kobe Bryant es la de su ausencia en los segundos definitorios de un partido. El clutch, como suelen decirle en la NBA. Sin embargo, hay demasiadas pruebas para demostrar que el Rey es sumamente certero a la hora de cerrar un juego y que, a pesar de los prejuicios, no le tiembla el pulso cuando la última acción lleva su nombre.

EL JUEGO DEL MILENIO

Corría el mes de enero del año 2006. En el Staples Center se jugaba un partido de mitad de temporada entre Los Angeles Lakers y Toronto Raptors. Por el momento, nada de otro mundo. Sin embargo, un muchacho con el dorsal «8» se encargaría de grabar para siempre este juego en los libros de la NBA. En CROSSOVER, te proponemos un viaje al día en el que Kobe Bryant anotó 81 puntos, la segunda mayor marca en la historia de la liga.

DEVIN BOOKER

Apenas seis jugadores en la historia de la NBA han logrado anotar 70 o más puntos en un partido. Devin Booker, la decimotercera elección del Draft 2015, es el más joven en conseguirlo. Lo hizo con tan solo 21 años, ante Boston y en el mítico TD Garden. El escolta de Phoenix es también el tercer hombre que más rápido alcanza los 4,000 puntos en su carrera: por delante sólo están Kevin Durant y LeBron James, confesos fanáticos de su juego.

El futuro de Booker es inmenso. Su pasado, un largo camino hacia la excelencia. Descubrilo, en otra edición de Historias del Futuro.