EL PRIMER MAGIC VS LARRY

La NBA los convirtió en una de las rivalidades más emblemáticas en la historia del deporte: Magic Johnson y Larry Bird. Larry y Magic. Detrás de ellos -y sin que ninguno de los dos lo quisiera- se encolumnaron quienes defendían lo contrario a lo que el otro representaba: Oeste contra Este, básquet callejero contra el de fundamentos, estética contra eficiencia y, en cierto punto, negro contra blanco. Alejados de todas las miserias por las que las masas elegían a uno u otro, ellos marcaron una época enfrentándose en la cancha y siendo amigos fuera de ella. Pero, aunque la NBA disfrutó de esos choques como de ningún otro, todo comenzó antes de que fueran profesionales. Fue en la final de la NCAA de 1979 entre Michigan State e Indiana State, dos modestas universidades lideradas por estos genios del juego.

EL GUANTE

El único base ganador del premio al Mejor Defensor del Año en la historia de la NBA debía ser alguien rudo, listo para incomodar al rival a través de todos los medios posibles. Y nadie encastraba mejor con esa descripción que Gary Payton. Fuera un novato o Michael Jordan, el ídolo de Seattle no se dejaba intimidar por su contrincante. Así, forjó una carrera que encontró un merecido lugar en el Hall of Fame. Y esta es su historia.

CUANDO MAGIC SE CONVIRTIÓ EN LEYENDA

1980. El Spectrum de Philadelphia albergaba el sexto partido de las Finales NBA entre los 76ers y Los Angeles Lakers. Pese a que estos últimos lideraban la serie con tres victorias, la lesión de Kareem Abdul-Jabbar acrecentó bruscamente las chances de que el equipo de Julius Erving forzara un séptimo y definitivo encuentro. En la búsqueda de una manera de suplir la ausencia de su jugador más dominante, el entrenador Paul Westhead decidió que su base novato ocupara el puesto de pívot. Nadie preveía que, en esa noche, aquel joven de sonrisa amistosa iba a ser el protagonista de una de las hazañas más recordadas en la historia del deporte: la que convirtió a Magic Johnson en leyenda.

GRANDES LEYENDAS, MEJORES AMIGOS

7 de noviembre de 1991. Magic Johnson sacude al mundo con la noticia de que es portador de VIH y no volverá a jugar profesionalmente. Eran años en los que la enfermedad aún no se conocía con precisión, y muchos de los Magic creía sus amigos más cercanos se alejaron. Sin embargo, fue alguien con el que rivalizó durante toda su carrera quien se mantuvo ahí, firme ante las adversidades. Larry Bird, la leyenda del otro lado de la vereda. Ese tipo arisco con el que tantas veces luchó dentro de una cancha, conocido más por sus silencios que por sus demostraciones afectivas, le reveló a Magic una enseñanza sagrada: la amistad está por encima de todo. Y brilla aún más fuerte en los peores momentos.

SHOWTIME

Durante la década del 80′, Los Angeles Lakers adoptó una filosofía que marcó a la franquicia para siempre: el Showtime. Pero aquella forma de ver las cosas no se circunscribía únicamente a lo que sucediera sobre el parqué. Era una conjunción de elementos que iba desde el espectáculo (con bailarinas y shows en los descansos) hasta la presencia de celebridades de Hollywood en la primera fila del Forum, por aquel entonces el estadio oficial del equipo. Todo era impulsado por Jerry Buss, el propietario mayoritario de la franquicia. Así, con Buss desde las gradas y Magic Johnson como líder en la cancha, los Lakers forjaron una imagen que transformó a la NBA por completo.

 

 

EL GEN ASESINO

Tal vez, en la historia de la NBA no haya habido dos jugadores tan similares entre ellos. Y es que, desde que aquel joven nacido en Philadelphia se salteó el básquet universitario para llegar a la mejor liga del mundo, las comparaciones han sido moneda corriente. Las épocas, los títulos y la presión mediática han . Aunque, pese a la influencia de cualquier factor externo, la relación entre Kobe Bryant y Michael Jordan siempre ha sido fraternal. El deporte -y los amantes del juego-  se los agradecerá eternamente.

 

TEX WINTER, EL PADRE DEL TRIÁNGULO OFENSIVO

Crear es, por motivos obvios, mucho más complicado que destruir. Pero crear algo capaz de destruir murallas dispuestas a frenarte de cualquier manera es sólo para los iluminados. Y Tex Winter, la mente maestra que ideó la tan conocida como exitosa fórmula ofensiva denominada El Triángulo, es el ejemplo perfecto. Esta es su historia.

MADE IN HOLLYWOOD

Su carrera ha sido de película. No es una exageración. El Óscar que descansa en sus vitrinas lo prueba. Desde que aquel jovencito muy confiado de sus capacidades se salteó la universidad y llegó a la NBA, todo lo que ha ocurrido pareció seguir la pista de un guión hecho en Hollywood: fue drafteado por Charlotte, pero traspasado inmediatamente a Los Angeles Lakers. Cargó -y también creció- con la comparación con Michael Jordan desde sus primeros highlights. Alcanzó la gloria como escudero y como líder. Como «8» y como «24». Con peinado afro y pelado.

También fue subestimado. Y sufrido por esos mismos que abrieron la boca. Estropeado por el rival de la vereda de enfrente y redimido dos años después, en una revancha histórica. Este asesino del aro anotó puntos de todas las maneras, incluso visiblemente limitado por una dura lesión. Hasta se dio el gusto de que la escena final fuera igual de magnífica que todo lo anterior: 60 puntos en el último partido oficial de su vida. No es raro, entonces, que ahora se dedique a inventar historias. Y tal vez lo intente, pero jamás imaginará una como la suya. La del legendario Kobe Bryant y su amor por este juego.

EL MATEMÁTICO

Rajon Rondo puede ser criticado por sus actitudes, pero hay algo que nadie puede negar: dentro de la cancha, es uno de los jugadores más inteligentes de la NBA. Y esa característica lo acompaña desde aquellos años en los que era apenas un niño con el sueño de ser una estrella. Esta es su historia.

ALMA DE LEYENDA

Elgin Baylor nunca fue elegido MVP de la NBA. Durante sus trece años como profesional, participó de ocho NBA Finals sin lograr ganar ninguna de ellas. Aun así, nadie en su sano juicio podría excluirlo de la lista que reúne a los mejores jugadores en la historia de este deporte. Y eso obedece a dos simples razones: que no todo se mide en títulos y que el legado de Baylor ha sido tan potente que todavía se mantiene en el tiempo.

 

D’ANGELO RUSSELL

Reconocido. Esperado. Aplaudido. Criticado. Menospreciado. Regalado y, finalmente, aceptado y querido. En apenas tres temporadas, la carrera de D’Angelo Russell ha transitado todas las etapas posibles. Hoy, aquellos que lo subestimaban y no le tuvieron paciencia ven como su juego se eleva a niveles de estrella. Pero, ¿cuál es la historia detrás de la figura de los Brooklyn Nets? ¿Cómo llegó a la mejor liga del mundo? Te lo contamos al mejor estilo CROSSOVER.

LOS DIEZ MOMENTOS DE SHAQ

Muy pocos jugadores en la historia de la NBA han sido tan dominantes como Shaquille O’Neal. Contar con él, uno de los «grandotes» más imponentes de todos los tiempos, era sinónimo de éxito. Y, en el libro de su carrera, esa palabra está escrita por todos lados. Por eso, en CROSSOVER decidimos destacar sus diez mejores momentos.

UN GANCHO AL CIELO

Decir que Kareem Abdul-Jabbar es uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos es redundante: es el máximo anotador en la historia de la NBA, ganó seis campeonatos de liga y tres en la NCAA, fue seis veces MVP de temporada regular y dos MVP Finals y completó 20 años como profesional. Sin embargo, quedarse sólo con lo que hizo dentro de la cancha es un pecado capital. Desde su personalidad y sus convicciones, Kareem dejó en claro la importancia de que los deportistas sean conscientes del lugar que ocupan en la sociedad. Un personaje imposible de eludir si lo que se quiere es contar apropiadamente la historia de este deporte.

LA ROCA

La carrera de Mitch Richmond lo ubica en un selecto grupo de jugadores que transitó casi todas las facetas de la gloria: fue Rookie del Año en Golden State Warriors, MVP del All-Star en Sacramento, campeón olímpico con Estados Unidos y finalmente alcanzó la gloria en la NBA con Los Angeles Lakers. Sin embargo, ser el líder indiscutido de una franquicia en declive como lo eran los Kings lo transforma en una verdadera leyenda, capaz de transmitir toda su pasión y su deseo de ganar a un equipo entero. Esta es su historia.

SUAVE COMO LA SEDA

Pocos han ganado tanto como Jamaal Wilkes. Un campeonato como Rookie con Golden State Warriors y otros tres en su madurez con Los Angeles Lakers lo transforman en una leyenda digna del Hall of Fame; su juego, tan suave como la seda, en uno de los jugadores con más estilo de la NBA.

¿Te gusta lo que hacemos en CROSSOVER? ¡Sumate! Elegí uno de los cuatro niveles de suscripción y disfrutá de contenido exclusivo todos los meses. Encontrá toda la información acá.

LOS DIEZ MOMENTOS DE KOBE

En 1996, llegó a la NBA con una sola meta: ser como Michael Jordan. Se fue de ella veinte años más tarde con cinco campeonatos, un MVP, dos MVP Finals y una enorme cantidad de récords que dejan en claro una cosa: mas allá de su primer anhelo, Kobe Bryant será recordado exclusivamente por ser Kobe Bryant. Y esa simple certeza es la que define su legado. En CROSSOVER, ordenamos cronológicamente sus diez mejores momentos en la mejor liga del mundo.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

EL CIELO COMO LÍMITE

Pocas carreras tienen la potencia suficiente como para hablar por sí solas. La de Kareem Abdul-Jabbar, por lo contrario, está sobrada: tres títulos en la NCAA, seis campeonatos de la NBA, seis MVP, dos MVP Finals, récords y más récords. Un recorrido por su trayectoria permite bucear por los momentos más históricos de este deporte.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

POR UNA MONEDA

Magic Johnson llegó a la NBA en el Draft de 1979 y su impacto en Los Angeles fue inmediato: su primera temporada lo consagró como el único jugador en la historia en conseguir el MVP Finals siendo un novato. Luego, completó una de las mejores carreras que la liga haya visto. Sin embargo, hubo un 50% de probabilidades de que todo eso no ocurriera, Y es que, créanlo o no, el destino de Magic se decidió tirando una moneda al aire.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

LOS DIEZ MOMENTOS DE MAGIC

No hace falta enumerar trofeos para saber que Magic Johnson es uno de los jugadores más laureados en la historia de este deporte. Una carrera como la suya está llena de momentos épicos. Por eso, en CROSSOVER decidimos elegir los diez mejores y ordenarlos cronológicamente.

 

¿Querés más vídeos como este? ¡Suscribite a nuestro canal de YouTube!

MÁS QUE UN ATLETA

LeBron James entiende mejor que nadie su rol en la sociedad. Ser uno de los deportistas más exitosos del mundo no sólo trae aparejado éxitos y reconocimiento en su disciplina, sino la posibilidad de ser escuchado por las masas y de tener los recursos para generar un cambio en la sociedad. A diferencia de muchas otras estrellas de su calibre, LeBron acepta la responsabilidad que esto conlleva. Lo hace con un compromiso inusual, porque conoce el otro lado de la valla. Comprende. Recuerda. Ni los millones, ni las mansiones, ni los autos caros borrarán de su memoria aquella dura infancia en Akron, en la que poder establecerse en una casa era el lujo más grande de todos.

La inauguración de «I PROMISE», una escuela en su pueblo natal para chicos con riesgo de exclusión social, es otra muestra de su capacidad de impacto. Pero LeBron no se queda con eso. Usa su palabra para convencer a otras figuras de hacer lo mismo. Porque, como dice él mismo, esta es una oportunidad inacabable.

UN NOMBRE, UN DESTINO

Desde que fue elegido en la última posición de la segunda ronda del Draft 2011, Isaiah Thomas no ha hecho más que crecer. No en altura, claro, sino en sus capacidades para convertirse en una estrella de este juego y en uno de los mejores «bajitos» en la historia de la NBA. Pero, ¿por qué su nombre se asemeja tanto al de Isiah Thomas, el base multicampeón con los Bad Boys de Detroit? Descubrilo.

EL NUEVO CAPÍTULO

La NBA vuelve a recibir un impacto de la magnitud que sólo las superestrellas pueden provocar: LeBron James jugará en Los Angeles Lakers. El Rey se une a un listado de estrellas que han vestido la púrpura y dorada y que va desde Elgin Baylor, Wilt Chamberlain y Jerry West hasta Magic Johnson, Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Pero, ¿por qué LeBron eligió Los Angeles como su destino, por encima de otros como Philadelphia, Houston o San Antonio? Enterate.

EL MVP IMPROBABLE

Steve Nash completó una carrera impresionante en la NBA. Durante las diecinueve temporadas que disputó, consiguió innumerables logros individuales: participó ocho veces del All-Star, fue parte del Mejor Quinteto del Año en tres ocasiones y levantó el trofeo del MVP en dos oportunidades consecutivas. Además, su juego moldeó a una generación entera de jóvenes estrellas que crecieron con Nash deslumbrando en TV.

Esta historia está escrita. Pero, apenas unos años antes de que fuera elegido en el Draft de 1996, ni al mayor de los optimistas se le ocurriría creer que aquel canadiense que ocupaba más tiempo en el fútbol que en el básquet sería capaz de protagonizarla. Steve Nash, contra todos los pronósticos.

LA DECISIÓN 2.0

La temporada de LeBron James ha terminado. En ella, ha demostrado que todavía es capaz de dominar la NBA. Sin embargo, las pruebas evidencian que ese dominio individual no es suficiente como para alcanzar otro título. Golden State es demasiado, incluso para el mejor jugador del mundo.

Casi ocho años después de aquella decisión de irse de Cleveland para alcanzar la gloria en Miami, LeBron deberá definir qué hará con su futuro. Y, a esta altura, los posibles destinos se cuentan con los dedos de una mano.

DONDE NACEN LAS LEYENDAS

Las definiciones son aquellas instancias en las que prevalecen esos jugadores que nacen para triunfar: tiros decisivos, remontadas históricas y físicos exigidos al máximo. Desde Magic Johnson y Michael Jordan hasta Ray Allen y Paul Pierce, en CROSSOVER les traemos las más grandes jugadas en la historia de las NBA Finals. Que lo disfruten.

EL PRIMER THOMPSON

Suerte o destino. Creer o reventar. Hay historias que ponen en cuestión uno o todos esos conceptos. La de Mychal Thompson los atraviesa por completo, como si de una leyenda antigua se tratara. Es que el padre de Klay, actual escolta del multicampeón Golden State Warriors, inició su camino hacia la NBA gracias a un error. Un entrenador de Miami fue a Bahamas, la tierra natal de Mychal, a reclutar a un tal Charles Thompson. Equivocado, apareció en la casa de una familia con el mismo apellido pero con diferentes aspiraciones. Ver a aquel joven de más de dos metros lo hizo olvidar al pobre Charles, quien en 1987 seguramente vio cómo un coterráneo se convertía en el primer extranjero en ser número uno del Draft de la NBA.

Sin que el destino tejiera sus hilos, nada de esto hubiera pasado. Ni Mychal hubiese ganado dos títulos en la mejor liga del mundo, ni sus dos hijos estarían siguiendo sus pasos. Es así: creer o reventar.

EL LOGO

Hacer historia va mucho más allá de ganar o perder. Es una cuestión de principios, de impacto en la memoria del otro. Jerry West perdió ocho de las nueve NBA Finals que disputó, pero pocos transformaron el juego como él lo hizo en su época. Su legado está tan presente en el logo de la NBA, hecho en base a su figura, como en el estilo de muchas de las superestrellas que hoy deslumbran en la liga. Y West no sólo dignificó al deporte en su práctica, sino también en sus valores y en su concepción lúdica. Porque, como cierta vez dijo: «No hay un partido que haya jugado en el que no me haya divertido. Eso era lo importante para mí.» 

LONZO BALL

Entre críticas y elogios, Lonzo Ball ha demostrado que su talento es más grande que cualquier aspecto mediático que lo rodee. Su primera temporada lo ha descubierto como un jugador de equipo, capaz de hacer mejor a cualquiera de sus compañeros.

Pero, ¿cuál es la historia de la joya que Los Angeles eligió en la segunda posición del Draft de 2017?

Conocé su pasado, en otra edición de Historias del Futuro.

DE LA CALLE A LA NBA

El deporte está lleno de historias de superación, de cuentos de hadas hechos realidad que sirven como inspiración para los que están por venir. Sin embargo, la vida de Caron Butler es tan real que supera cualquier tipo de ficción. De pequeño, se hundió en los peligros de la calle mientras su madre ocupaba el tiempo en dos trabajos diferentes para poder mantenerlos. La droga lo tomó como otro de sus rehenes. El joven Butler comenzó a traficar marihuana. Luego, pasó a la cocaína. El hogar se fue desdibujando. Pasaba más tiempo en los parques y en la cárcel que en su casa. ¿Qué sucedió entre medio de aquellos años en los que el futuro próximo era oscuro y estos, en los que Butler disfruta de su retiro tras una larga carrera en la NBA? Nada menos que la oportuna intervención de un policía en el momento más delicado de su vida.

 

LA LEYENDA DE LOS DOS LOBOS

Durante la época de Michael Jordan y los Chicago Bulls, de John Stockton, Karl Malone y Utah Jazz, de Hakeem Olajuwon y Houston, una estrella y un joven con futuro de leyenda se encontraron en el mismo equipo. Tardaron poco en darse cuenta de que los dos deseaban ganar con la misma fuerza. El tiempo los vio dominar el mundo del básquet, alzar juntos tres títulos de forma consecutiva y apocar al resto de los equipos. También los vio confrontar, discutir y alimentar sus egos, ya sea como compañeros o rivales. Los vio ganar solos. Los vio envidiarse. Los reencontró y los llevó de nuevo a esos tiempos, en los que decir Shaquille O’Neal y Kobe Bryant sonaba a excelencia. Esta es la historia de una de las parejas más exitosas y enigmáticas del deporte. La leyenda de los dos lobos.

«YO PODRÍA PATEARTE EL TRASERO»

Corría el año 1999. Un año atrás, Michael Jordan había completado una de las proezas más impactantes en la historia de este juego: conseguir un segundo three-peat y alcanzar los seis títulos en la NBA. Pero el tiempo pasó y Jordan llevaba ya un año retirado. Phil Jackson, su entrenador durante todos los campeonatos obtenidos con Chicago, le pidió que acudiera a uno de los partidos de su nuevo equipo, Los Angeles Lakers. ¿El motivo? Aconsejar a la nueva estrella de la liga, un joven llamado Kobe Bryant. Unos pocos segundos bastaron para que Jackson descubriera que ese encuentro no iba a ocurrir como él esperaba…

KYLE KUZMA

Kyle Kuzma pisó la NBA sin que nadie lo supiera, pero sus actuaciones demostraron que llegó para quedarse. Esta promesa de estrella, elegida en los puestos finales de la primera ronda, se ha transformado en el robo del Draft de 2017. Pero, ¿cómo llegó hasta la mejor liga del mundo?

Descubrí su pasado, en otra edición de Historias del Futuro.

CUANDO NACIÓ LA AMISTAD

La rivalidad entre Larry Bird y Magic Johnson comenzó mucho antes de aquel famoso partido definitorio del Final Four NCAA entre Indiana y Michigan State. Sin saberlo, ambos veían a la distancia las proezas del otro y lo utilizaban como combustible para superarse. Esa competencia se trasladó a la NBA, transformándose en la más importante de la historia de la liga. Pero la otra parte de la novela, la que los descubrió como amigos, empezó en 1985. Converse buscaba generar un impacto pocas veces visto en un comercial de zapatillas, por lo que contrató a las dos máximas estrellas del deporte de los aros. Y entonces Bird y Magic se vieron forzados a relacionarse más allá de una cancha. Jamás pensaron que ese sería el inicio de una amistad que se mantuvo fuerte durante los momentos más duros y que aún perdura.

SHAQ

Hablar de dominio es hablar de Shaquille O’Neal. Durante toda su carrera, el cuatro veces campeón de la NBA se encargó de que ese término lo definiera mejor que cualquier otro: dominar a los pívots rivales, dominar el juego con una mezcla de movilidad y potencia pocas veces vista, dominar a los fabricantes de aros… Su historia, llena de triunfos y de controversias, es una de las más interesantes de este deporte. Ya lo dijo Magic Johnson: «Jamás volveremos a ver otro como Shaq. No estarían ni cerca.»

EL JUEGO DEL MILENIO

Corría el mes de enero del año 2006. En el Staples Center se jugaba un partido de mitad de temporada entre Los Angeles Lakers y Toronto Raptors. Por el momento, nada de otro mundo. Sin embargo, un muchacho con el dorsal «8» se encargaría de grabar para siempre este juego en los libros de la NBA. En CROSSOVER, te proponemos un viaje al día en el que Kobe Bryant anotó 81 puntos, la segunda mayor marca en la historia de la liga.

EL ÚLTIMO GRAN SHOW

Magic Johnson se retiró de la NBA en 1996. Luego de estar inactivo por cuatro temporadas, volvió para jugar 32 partidos en su amada Los Angeles Lakers, hasta que la eliminación de Playoffs en manos de Houston Rockets lo alejó definitivamente del profesionalismo. Sin embargo, su última gran aparición sucedió varios años antes, y lo encontró vestido de azul, rodeado de estrellas y con un estadio entero aplaudiéndolo.

En 1991, Johnson anunció que era VIH positivo y que se despedía del deporte. La noticia causó tal conmoción que, horas después del anuncio, más de un millón de personas se presentaron en diversas clínicas para realizarse un análisis de sangre. Acostumbrados a soñar cada vez que lo veían moverse en una cancha, los fans de la liga se negaron a aceptar su decisión y lo votaron para que sea el base titular del equipo del Oeste en el All-Star Game de 1992.

Aunque varios jugadores se opusieron públicamente y el hecho tomó una dimensión social-cultural impensada, Magic estuvo presente en la ceremonia organizada en Orlando. Y, una vez allí,  hizo lo que mejor supo hacer durante toda su carrera: sonreír y jugar al básquet como nadie.

EL VENENO DE LA MAMBA NEGRA

La mentalidad ganadora de Kobe Bryant ha sido un caso emblemático en la historia del deporte. Y, si bien llegó a la NBA con ella, fue un joven excéntrico y con un básquet de calle el que lo hizo llevar su competitividad al extremo: Allen Iverson, el verdadero veneno de la Mamba Negra.