THE LAST SHOT

Hay momentos que pasan intrascendentes en la existencia. Otros, imprescindibles en el deporte, pueden englobar por completo una historia inmensa. El último tiro de Michael Jordan con la camiseta de Chicago Bulls, ese que valió su sexto título y el de la franquicia durante las Finales de 1998, sirve para definir con exactitud lo que significó su dominio en la NBA.

La foto, casi artística, es una postal de ello: los jugadores de Utah rendidos ante su grandeza, la afición local aterrada por lo que se sabe inevitable y él, como siempre, dueño del tiempo y de la última palabra. The Last Shot, en la voz del mismísimo Michael Jordan.

EL MONARCA

Las lesiones obstaculizaron el andar de Bernard King hacia la gloria, pero jamás pudieron frenarlo completamente. Es que el neoyorkino aguantó cada golpe a base de canastas y, finalmente, fue premiado con el único reconocimiento que se adecuaba perfectamente a su carrera: el Hall of Fame de la NBA.

¿Te gusta lo que hacemos en CROSSOVER? ¡Sumate! Elegí uno de los cuatro niveles de suscripción y disfrutá de contenido exclusivo todos los meses. Encontrá toda la información acá.

EL CARTERO

Segundo máximo anotador en la historia de la NBA. Miembro del Hall of Fame. MVP en dos ocasiones. Participante del All-Star en catorce oportunidades. MVP y CO-MVP de la ceremonia. Medallista de oro olímpico en 1992 y 1996. Integrante de una de las duplas más recordadas de la liga. En definitiva, uno de esos jugadores que no necesitaron un campeonato para consagrarse como leyenda. Y todo empezó en aquel Draft de 1985, cuando Utah Jazz eligió en el puesto trece a un tal Karl Malone.

«PARECE QUE DEBO SALVAR A MICHAEL DE NUEVO»

En 1995, Michael Jordan le pegó un puñetazo en la cara a Steve Kerr durante un entrenamiento en el que ambos se estaban marcando muy duro. Dos años después, el mismo Jordan cambió aquel golpe por un pase para que Kerr defina un campeonato, el quinto para Chicago Bulls. Esta es la historia de ese tiro ganador en el sexto juego de las NBA Finals 1997.

EL OFICINISTA

Ninguna leyenda de la NBA tuvo o tendrá menos look de estrella que John Stockton. Pero, aunque su aspecto muchas veces le permitía pasar desapercibido en lugares públicos, era su juego el que hacía que todos se dieran cuenta de que estaba en la cancha. Desde la intrascendencia que reinó durante su elección en el Draft de 1984 hasta la devoción de los fans de Utah por el mejor base que hayan visto, la carrera del hombre con más asistencias y robos en la historia de la liga merece ser recordada para siempre.

Vídeo perteneciente a Movistar + (España)

DONOVAN MITCHELL

Partido tras partido, Donovan Mitchell ha demostrado que es uno de los hallazgos más importantes de los últimos tiempos. El novato es un jugador de élite en su primera temporada: lideró a Utah hacia los Playoffs luego de la partida de Gordon Hayward, ha escrito su nombre en una larga lista de récords y no le tiembla el pulso en momentos decisivos. Pero, ¿sabemos todo acerca de este joven que no para de asombrar?

Descubrí el pasado de la nueva joya de la NBA, en otra edición de Historias del Futuro.

 

ROOKIE O NO ROOKIE, ESA ES LA CUESTIÓN

El pasado Draft de la NBA ha regalado una camada de novatos estupenda: Jayson Tatum, Lonzo Ball, Kyle Kuzma, Dennis Smith Jr, Lauri Markkanen, Donovan Mitchell y la lista puede seguir. Este último, la nueva joya de Utah, se erige como uno de los mejores de la temporada. Ha roto récords de todo tipo y, luego de que muchos lo dieran por muerto tras la partida de Gordon Hayward a Boston, su equipo jugará los Playoffs. Sin embargo, el Draft de 2016 tenía guardado a un joven que, por lesión, no pudo hacer su debut hasta esta campaña: Ben Simmons, la primera elección de esa ceremonia, es otro de los novatos estrella. El australiano esperó el momento y no lo desaprovechó. Su impacto en el juego de Philadephia es una de las causas del gran presente de la franquicia, que mantiene una racha de quince victorias en fila y clasificó a la postemporada tras seis años de inasistencia. Todo ese prólogo de datos termina en el debate del momento: ¿Quién será el Rookie del Año?

Tanto Mitchell como Simmons tienen argumentos como para inclinar la balanza hacia su lado. Y ninguno de los dos duda en elegirse como merecedor del premio. La mesa está servida. Mientras tanto, ellos siguen echándole leña al fuego…