DE BARRIO

La ferocidad con la que Malik Monk -el joven atlético de Charlotte Hornets- juega cada partido se debe a The Woodz, la comunidad en la que nació y creció. Seis cuadras en las que el orgullo vale más que cualquier cosa y el respeto se gana en el playground. Esta es su historia.

 

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: