DERRIBANDO FRONTERAS

Lo de quebrar prejuicios ya es cotidiano para Becky Hammon. Por eso, no es sorpresa que San Antonio Spurs haya elegido ubicarla en el banquillo del entrenador Gregg Popovich como una de sus asistentes principales. La exjugadora de la WNBA irrumpió en una liga dominada por los hombres y, a base de esfuerzo y mucho conocimiento, demostró que cada paso suyo tiene la fuerza suficiente como para derribar una barrera. Son muchas, pero Hammon, lejos de pretender esquivarlas, las embiste con la solvencia de quien se sabe capaz: en la NBA fue la primera asistente, la primera en dirigir un partido (lo hizo en la Summer League) y la primera considerada para dirigir una franquicia. Y aunque Milwaukee, el equipo interesado, finalmente se decidió por Mike Budenholzer, cada vez falta menos para que esta pionera se transforme en la primera mujer en ocupar el cargo.

 

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: