DETRÁS DE LA CORTINA

“Dino fue un ganador desde el primer día hasta el último partido”, sentencia Toni Kukoc. Y la carrera de Radja, uno de los mejores jugadores europeos de la historia, respalda su palabra. Miembro fundamental de aquella asombrosa Yugoslavia, Dino se convirtió en un ejemplo para los niños que soñaban con picar una pelota. En 1993 llegó a Boston Celtics, para demostrar que su talento no respetaba fronteras. La inducción al Hall of Fame es una prueba de todo lo que Radja hizo por el básquet y de lo necesario que es conocer su historia.

¿Te gusta lo que hacemos en CROSSOVER? ¡Sumate! Elegí uno de los cuatro niveles de suscripción y disfrutá de contenido exclusivo todos los meses. Encontrá toda la información acá.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: