DOBLAR EL HIERRO

En la NBA, los jugadores europeos tenían fama de blandos, de reticentes al contacto físico. Pero eso era antes de que Sarunas Marciulionis llegara a la liga en 1989 y destruyera todos los prejuicios absurdos. Esta es la historia del jugador que abrió las puertas para las nuevas generaciones de extranjeros a base de talento y esfuerzo.

Deja un comentario