EL ARTE DEL TRASH-TALK

El deporte de alta competencia no sólo se trata de una disputa física, sino también mental. A menudo, quienes logran mantenerse fuertes de cabeza logran aventajar a sus rivales e imponen las reglas de juego. La NBA mantiene, desde su génesis, un término que define a una de esas prácticas destinadas a provocar que el rival tambalee mentalmente, que «salga del partido»: trash-talk. Muchos lo utilizan, pero pocos han sido capaces de transformarlo en una herramienta que verdaderamente los separe del adversario en la carrera por el triunfo. Y tanto Gary Payton como Draymond Green pueden proclamarse como reyes del trash-talking.

Deja un comentario