EL CARTERO

Segundo máximo anotador en la historia de la NBA. Miembro del Hall of Fame. MVP en dos ocasiones. Participante del All-Star en catorce oportunidades. MVP y CO-MVP de la ceremonia. Medallista de oro olímpico en 1992 y 1996. Integrante de una de las duplas más recordadas de la liga. En definitiva, uno de esos jugadores que no necesitaron un campeonato para consagrarse como leyenda. Y todo empezó en aquel Draft de 1985, cuando Utah Jazz eligió en el puesto trece a un tal Karl Malone.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: