EL CURIOSO CASO DE LEBRON JAMES

La normalidad, el paso del tiempo y alguna que otra lesión indican que, a medida que un jugador se transforma en veterano, comienza a ausentarse de los partidos con mayor frecuencia. Pero LeBron James no es normal. Jamás lo ha sido. Y esta temporada, la decimoquinta de su carrera, disputó los 82 encuentros del fixture por primera vez.

Sin embargo, su vigencia no se mide sólo en minutos. Durante esta campaña, James ha roto récords de todo tipo: se convirtió en el más joven en alcanzar los 30,000 puntos, empató la mayor marca de anotación en la historia de Cleveland (57 puntos ante Washington) y quebró el récord de más partidos consecutivos en dobles figuras de Michael Jordan, con 867. En vísperas de Playoffs, tiene la posibilidad de participar por octava vez consecutiva de las NBA Finals y de ganar su cuarto campeonato. Y la chance de, por qué no, arrebatarle a James Harden el MVP de la temporada regular. LeBron no se equivoca. Como los buenos vinos, él mejora con los años.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: