EL DIOS GRIEGO

Nik Galis era un tipo aparentemente ordinario que, sobre el parqué, se transformaba en un guerrero. Nacido en Estados unidos, pero de padres griegos, su talento bien pudo recalar en la NBA: Boston lo seleccionó en el Draft de 1979. Sin embargo, una lesión en el campamento de entrenamiento lo acercó a sus orígenes. Y allí, en Grecia, se transformó en un héroe nacional. Esta es la historia del Dios griego del básquet.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: