EL JOVEN REY

Ni en Cleveland, ni en Miami. LeBron James jugó el mejor básquet de su vida en el instituto Saint Vincent – Saint Mary, con sus amigos de la infancia. Fue en esos tiempos de secundario cuando todos los medios de Estados Unidos enfocaron sus cámaras hacia aquel joven que había nacido para jugar este deporte. No era para menos. A los 16 años, LeBron hacía las mismas cosas que luego repitió (y repite) incansablemente durante estas quince temporadas en la NBA.

Desde ese chico que emergió de la pobreza a base de esfuerzo y talento hasta este veterano que aún reina en el más alto nivel, una cosa se ha mantenido inalterable: cuando algo parece imposible, todos saben que es hora de darle la pelota al Rey.

 

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: