EL MONARCA

Las lesiones obstaculizaron el andar de Bernard King hacia la gloria, pero jamás pudieron frenarlo completamente. Es que el neoyorkino aguantó cada golpe a base de canastas y, finalmente, fue premiado con el único reconocimiento que se adecuaba perfectamente a su carrera: el Hall of Fame de la NBA.

¿Te gusta lo que hacemos en CROSSOVER? ¡Sumate! Elegí uno de los cuatro niveles de suscripción y disfrutá de contenido exclusivo todos los meses. Encontrá toda la información acá.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: