EL NACIMIENTO DE LA LEYENDA

La victoria de Golden State sobre San Antonio en el quinto partido de la primera ronda de Playoffs supuso el cierre de una temporada más, la número dieciséis, para la carrera de Manu Ginobili en la NBA. El futuro es incierto. Como sucedió antes de esta campaña, el argentino se tomará uno o dos meses para decidir si volver por un año más o colgar definitivamente las zapatillas. De cualquier manera, su paso por la mejor liga del mundo será uno de los más laureados -y respetados- en la historia: cuatro campeonatos, récords de todo tipo, un premio al Mejor Sexto Hombre y el aprecio de toda la organización. Ese camino, que podrá dimensionarse aún mejor con el paso de los años, comenzó en forma de quiebre, de aparición fulgurante. En aquellos días, el deporte estadounidense miraba de reojo al que no fuera de su tierra, y lo mismo hizo con Ginobili. Sin embargo, Manu tardó poco en demostrarles que él también tenía mucho para enseñar.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: