LA LEYENDA DEL PLAYGROUND

Lejos de los flashes, de las marcas y de la industria mediática existió una atmósfera en la que quienes se creían grandes llegaban al asfalto para convertirse en leyendas. Parece una fábula, pero allí se sentaron las bases del básquet moderno, del estilo y el componente artístico como esencia del juego. El mítico Rucker Park, playground que aún descubre talentos en Harlem, fue el escenario en el que todas esas historias ocurrieron. Una de ellas significó el comienzo de una nueva Era: la del legendario Julius Erving y el nacimiento del Doctor J.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: