CUANDO MAGIC SE CONVIRTIÓ EN LEYENDA

1980. El Spectrum de Philadelphia albergaba el sexto partido de las Finales NBA entre los 76ers y Los Angeles Lakers. Pese a que estos últimos lideraban la serie con tres victorias, la lesión de Kareem Abdul-Jabbar acrecentó bruscamente las chances de que el equipo de Julius Erving forzara un séptimo y definitivo encuentro. En la búsqueda de una manera de suplir la ausencia de su jugador más dominante, el entrenador Paul Westhead decidió que su base novato ocupara el puesto de pívot. Nadie preveía que, en esa noche, aquel joven de sonrisa amistosa iba a ser el protagonista de una de las hazañas más recordadas en la historia del deporte: la que convirtió a Magic Johnson en leyenda.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: