“PARECE QUE DEBO SALVAR A MICHAEL DE NUEVO”

En 1995, Michael Jordan le pegó un puñetazo en la cara a Steve Kerr durante un entrenamiento en el que ambos se estaban marcando muy duro. Dos años después, el mismo Jordan cambió aquel golpe por un pase para que Kerr defina un campeonato, el quinto para Chicago Bulls. Esta es la historia de ese tiro ganador en el sexto juego de las NBA Finals 1997.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: