LA ROCA

La carrera de Mitch Richmond lo ubica en un selecto grupo de jugadores que transitó casi todas las facetas de la gloria: fue Rookie del Año en Golden State Warriors, MVP del All-Star en Sacramento, campeón olímpico con Estados Unidos y finalmente alcanzó la gloria en la NBA con Los Angeles Lakers. Sin embargo, ser el líder indiscutido de una franquicia en declive como lo eran los Kings lo transforma en una verdadera leyenda, capaz de transmitir toda su pasión y su deseo de ganar a un equipo entero. Esta es su historia.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: