LARRY, LA LEYENDA

Ya sea en los graneros de su French Lick natal o en cualquiera de los estadios de la NBA, a Larry Bird no le temblaba el pulso cuando agarraba una pelota de básquet. Solía experimentar con nuevas mecánicas de tiro en partidos definitorios de un cruce de Playoffs, mientras que otros se sumergían en un mar de nervios. Ya lo dijo Magic Johnson: “Es el jugador blanco más duro que vi en mi vida.”

Pero una de las características principales de su carrera fue la utilización, casi a niveles artísticos, del tan nombrado trash-talking. Porque, aunque su imagen era la de un introvertido aldeano de un pueblito de Indiana, dentro de la cancha era capaz de intimidar hasta al mismísimo Julius Erving.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: