ROBIN

El mejor compañero. El complemento justo. Alguien que, a pesar de ser uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos, supo encastrar a la perfección con la estrella más brillante de todas. Sin él, nada hubiese sido posible. Esta es la historia de Scottie Pippen.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: