VIVIR POR UN SUEÑO

 

 

John Wall es una de las estrellas de la liga más talentosa del mundo, gana millones de dólares por año y vive el sueño de cualquier amante de este deporte. Sin embargo, su infancia fue más parecida a un infierno que al edén en el que ahora descansa. Siendo apenas un niño tuvo que asimilar el encarcelamiento de su padre, quien fue condenado a siete años de prisión por robo a mano armada y asesinato en segundo grado. Poco tiempo después de salir en libertad, murió a causa de un cáncer que lo atacó durante años. Wall estuvo a punto de tirar todo por la borda, incluso su gran pasión. Su madre, y el amor que siempre tuvo por el juego, fueron los motivos por los que hoy puede decir que es la mejor versión de sí mismo.

¡Ayudanos a crecer! Suscribite a nuestro canal de YouTube.

Escrito por Crossover

Básquet y algo (mucho) más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: